domingo, 12 de febrero de 2012

El Caballero Inexistente*

Solo conocía de él: "Las Ciudades Invisibles", pero eso bastaba para no dejar pasar la oportunidad de leer cualquier otro de los libros de Italo Calvino. Así llegó a mis manos: "El Caballero Inexistente", ambientada en la época de las Cruzadas, más exactamente en las de Carlomagno; en las que una armadura albina carente de caballero se convierte en la metáfora perfecta de tanto anonimato posmoderno, porque como Agilulfo, el nombre de este personaje que no existe, es más fácil dejarse no existir que intentar una verdadera existencia, porque entonces Sartre y la náusea y el vómito. Pero Agilulfo, no seamos injustos, existe más que aquellos que en verdad (o que creen que en verdad) existen, y siendo uno de los mejores paladines del ejército del rey de Francia nos demuestra en su inexistencia el vacío que constituye nuestras vidas, al tiempo que desnuda toda la banalidad de aquello con que intentamos llenarlo.
"El Caballero Inexistente", es al mismo tiempo una novela de aventuras y seguramente habrá muchos lectores inexistentes que se que queden en ese plano, y se regocijen en cada página y sean felices, y nosotros como los caballeros existentes, terminemos envidiando a éstos que no existen pero que creen existir; porque sin duda su condición es menos trágica de los que solo existimos para comprobar nuestra inexistencia. Creo que ya me hice bolas, mejor lean a Calvino y si pueden conseguir la edición de Siruela, mejor porque viene con una carta en que el autor defiende su libro de alguna crítica que le hicieron cuando lo publicó (1959), y que sirve para darle una mejor perspectiva histórica y literaria.

* Calvino, Italo. El Caballero Inexistente, España, Ed. Siruela, 2001.


Esta reseña se puede leer en Google books: http://books.google.com.pe/books?id=IH0zcgAACAAJ&dq=El+Caballero+Inexistente&hl=es&sa=X&ei=dj44T7qNKIOsgwe3jonoBQ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada